El Eslogan, un arma que llega al subconsciente

hombre con una cartulina CON ESLOGAN

Seguro que recordamos muchas de esas frases cortas que sintetizan una campaña de publicidad de una marca y que nos resume y nos golpea para que no la olvidemos, estamos hablando del eslogan (slogan en inglés).

Dicen los expertos que un eslogan debe ser:

Breve: Pocas palabras que puedan ser recordables

Simple: cuanto más simple mejor.

Conciso: con palabras exactas y directas

Creativo: Nunca uses un eslogan fácil y poco original. Intenta ser único o te confundirán con el resto.

 

El secreto del éxito es hacer que el receptor sienta la necesidad de realizar la compra de ese bien o servicio, por este motivo debe ser una herramienta que llegue al subconsciente de tus potenciales clientes, recuerda que está demostrado que la mayoría de las compras se realizan por motivos emocionales.

 

Quizás algunos ejemplos de eslogan de éxito :

“Yo no soy tonto”. Un ataque directo a visitar su tienda a comparar y a comprar definitivamente.

Hay cosas que el dinero no puede comprar” . Genial eslogan que ataca el deseo de consumir, todos queremos lo mejor y una tarjeta de crédito lo puede conseguir.

Porque yo lo valgo”  Un eslogan que llega directo al subconsciente de su consumidor con gran éxito a pesar de estar  hablando de un producto de lujo.

Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas”  La frase es directa, ataca tus miedos, te incita a lo prohibido. Genial.

“¿Te gusta conducir?“. Este ejemplo es además muy visual, todos recordamos la mano que ondula al viento.

 

Puedes buscar un eslogan que describa tu empresa y que sea práctico, también es efectivo “Dr Gimenez, cirujía y enfermedades del corazón”, pero si tienes una empresa y quieres diferenciarte debes buscar desde el conocimiento de tus clientes y tu empresa, ese eslogan original que ataque el subconsciente y despierte el deseo de probar tus productos.

 

Nos seguimos leyendo

 

Comments

Comments Are Closed