la crisis, las cucarachas y el sueldo de los banqueros

Estamos viviendo una de las peores crisis de la historia, una crisis que nace en el propio corazón del capitalismo, en la Gran Manzana de NewYork.

La crisis se hizo evidente con la caída de Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008. El Gobierno del entonces presidente Bush no hace nada para impedir el desastre y llega la quiebra de la entidad por sus excesivas deudas que eran superiores a 600.000 millones de dolares.

Después de esta decisión liberal y definitiva que hizo tambalear toda la City, la onda de la crisis recorrió todo el mundo y enseguida supimos que al igual que cuando ves una cucaracha en tu casa, es más que posible que hayan muchas más, y así ocurría entre las entidades financieras.  Descubrimos que la podredumbre estaba dentro de muchos otros bancos gracias a las malas estrategias de sus directivos, a la avaricia de unos pocos.

Y a pesar del ocultismo del sector, muchos de los problemas salieron al aire, las desconfianzas y las necesidades de dinero. Pero esta vez los gobiernos en bloque deciden intervenir e inyectar cantidades multimillonarias al sistema financiero salvando la situación de muchas entidades. Las deudas privadas se hicieron públicas.

Y aparece otro fenómeno y es el déficit de los estados.

Ya en el 2008 se publicaron los sueldos de los directivos españoles, muchos de ellos banqueros,  en un artículo del Blog Salmón , donde pudimos leer que lo normal entre estos ejecutivos era superar en su nómina los tres millones de euros anuales.  Pero claro, el problema de fondo sigue sin solución, la avaricia, y los gestores y directivos de estas entidades financieras vieron como se saneaban sus cuentas y entonces  muchos se subieron el sueldo hasta un 36%.

Dentro de esta profunda crisis donde el capital ha desaparecido, el consumo se ha paralizado, los empresarios van a la ruina y los trabajadores al paro, los estados se han endeudado, todavía nadie se ha planteado pedir explicaciones y sentar en el banquillo a los responsables de toda esta fatalidad, quizás por el mismo motivo por el que no dejaron caer a sus empresas. Bueno salvo escasas excepciones como en Islandia que se han imputado a los mayores banqueros del país.

Ahora el Gobierno de España ha dictado una Ley que limita el sueldo de un presidente de un banco a 600.000 euros al año y el de un directivo en 100.000 euros de aquellas entidades que han precisado de dinero público.

Aunque todavía a muchos pueda parecer sueldos verdaderamente exagerados, parece que la cordura empieza a establecerse, ahora falta conocer a los responsables que hicieron que las deudas privadas ahora sean públicas para poder pedir explicaciones.

Add a Facebook Comment

Comments

Deja un comentario