Liderazgo en el siglo XXI

Hemos pasado de la concepción de líder como alguien con unas habilidades sobrenaturales innatas que se transmitían biológicamente de padre a hijo a partir de la premisa de que las habilidades son comunes a todos pero éstos las tienen en mayor grado. Entendemos líder como el resultado de las necesidades de un grupo en una determinada situación y no tanto como un ser con unos atributos especiales.

El líder no asigna procedimientos sino objetivos, no se enfoca hacia las posiciones sino hacia las cuestiones, se encamina mayormente a impulsar nuevos cambios para mejorar, comunicar una serie de valores que considera importantes y fomentar las relaciones.

A pesar de que el liderazgo suele entenderse como la que ejerce alguien desde un nivel jerárquico hacia otras de un nivel jerárquico inferior, también éste puede y debe aplicarse entre trabajadores de un mismo nivel, como por ejemplo aquél liderazgo que brinda un trabajador entusiasta y proactivo hacia sus propios compañeros. Como dice Juan Carlos Cubeiro: “El aprendizaje puede provenir de cualquier lugar.” Entiende el liderazgo como “marcar pauta, hacer equipo y liderar”, y define al auténtico líder como aquel que “emplea el talento para influir desde la autoridad moral, no desde los galones.”

Existen múltiples estilos de liderazgo, pero que tengan éxito no tantos. Podemos reducir a 3 los estilos de liderazgo que más éxito han tenido en las organizaciones: Autoritario, Democrático y Laissez Faire:

- Autocrático: El líder concentra el poder y la toma de decisiones. Subordinados ejecutan las órdenes que dicta el líder.
- Democrático: En este caso el grupo debate la decisión a adoptar con el apoyo del líder. Se basa en la participación y colaboración de todos los miembros del grupo.
- Laissez Faire: El líder deja a los colaboradores que tomen su propia iniciativa en la toma de decisiones. Se trabaja sin la presencia del líder.

Históricamente ha obtenido mejores resultados el Democrático aunque los otros dos se siguen empleando en multitud de organizaciones dependiendo bajo qué condiciones y en función de los recursos que dispone. Así pues se hace necesario frecuentemente ser flexible en la organización para aplicar los tres tipos de liderazgo en función de las personas que compongan la organización, la tarea que se tenga que ejecutar y la situación que se esté dando.

Acabamos el presente artículo con dos frases acerca del Líder y del Liderazgo:

“Los líderes no ven a las personas como son sino como pueden llegar a ser (John C. Maxwell)

“El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad” (Warren Bennis)

Artículo de:

 David Escámez Madrid, alumno del MBA executive de Cartagena.
Quizás te interese el curso:
Master MBA en Madrid
Master MBA en Cartagena
MBA executive en Murcia

Comments

Comments Are Closed